Jueves de paz


Orígenes Jueves de paz


La Hna. Alba Stella Barreto, directora de la Fundación Paz y Bien y un grupo de mujeres de base formadas en Consejería de familia, visitaron a un grupo de treinta mujeres desplazadas del Pacífico colombiano asentadas en una invasión, con las que tuvieron la oportunidad de interactuar para conocer sus necesidades, angustias y preocupaciones.

Realizaron varias visitas de acompañamiento, se escuchó todo el tiempo para aliviar en parte las penas y duelos, acompañaron con alimentos que permitieron mitigar en parte las angustias e iniciar la construcción de espacios de diálogo entre la vecindad para disminuir los conflictos y mejorar las relaciones intrafamiliares. Por espacio de seis meses continuaron visitando, hasta que un día le dicen a la Hermanita Alba Stella “Qué bueno sería que pudiéramos encontrarnos en un solo sitio, nuestros ranchos son pequeños y no podemos estar todas a la vez” fue así como la hermana nos llamó un jueves a la Parroquia “Cristo Señor de la Vida” del barrio Marroquín II, cercana a la Fundación Paz y Bien y empezamos a reunirnos todos los jueves; de estos encuentros maravillosos donde nos escuchaban, nos ayudaban y cada día llegaban más personas desplazadas, dijimos: “estos jueves son de paz”. En principio las mujeres discutían los diferentes temas que las afectaban, como las dificultades en la zona, la necesidad de vincular a los hijos e hijas a los colegios y escuelas, la dificultad para ser atendidas en los centros de salud y la imposibilidad para que se les recibiera la declaración como personas que habían sufrido las amenazas y el despojo de tierras por parte de los grupos armados al margen de la ley. En cada encuentro asistían nuevas personas en situación de desplazamiento de diferentes regiones del país, con el deseo de encontrar una voz de aliento a través de la palabra de Dios o, como en muchas ocasiones ocurre, con el reencuentro inesperado de un familiar que se creía desaparecido o muerto y/o con amigos que también fueron desplazados de la misma zona.


Proceso Jueves de paz


El programa Jueves de paz durante todos estos años ha tenido encuentros que se han visto enriquecidos por la cultura y las tradiciones que nadie puede arrancar de las entrañas a los desplazados, por eso se organizaron en colonias “paisanos y paisanas”; colonias de Nariño, Cauca, Antioquia, Putumayo, Caquetá, Chocó, Valle (interior), Buenaventura y Bajo Calima, y para el año 2008 se constituye el Colectivo Isaías Duarte Cancino, en homenaje al Arzobispo de Cali Isaías Duarte Cancino, asesinado el 16 de marzo del año 2002, por su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y por su valiosa defensa de la verdad; este Colectivo lo conforman dos representantes de cada colonia y su objetivo es asumir la defensa y promoción de los Derechos Humanos entre la población en situación de desplazamiento forzado que participa del programa Jueves de paz y ante las instituciones del municipio de Cali. Hoy, el Colectivo Isaías Duarte Cancino está conformado por viente integrantes que permanecen en comunicación constante con las personas que llegan al encuentro todos los jueves, reciben capacitación en Derechos Humanos, en toda la ruta de atención a población en desplazamiento, en la normatividad inciden ante las instituciones del Estado (Adultos Mayores Demandan Acciones-ADA) son veedores del cumplimiento de derechos. A la fecha, asisten alrededor de 300 personas en situación de desplazamiento, teniendo mayor representación los adultos mayores (60%), seguidos de las madres cabezas de familia. Cada jueves llegan entre diez y quince familias de nuevos desplazados o que durante mucho tiempo de desplazamiento (cuatro o cinco años) no han tenido ningún acompañamiento por parte del Estado.